"No existe ninguna fórmula ni método secreto. Se aprende a base de amar: prestando atención, y haciendo lo que se descubre que hay que hacer"
Aldous Huxley

domingo, 28 de febrero de 2010

Thomas Merton, verdadero zen cristiano


Hace años que guardo como un tesoro una hoja de papel donde escribí este texto de Thomas Merton que hoy finalmente transcribo para compartir.

Cuando lo leí por primera vez sentí una profunda emoción al igual que ahora, es un sentimiento difícil de explicar, una aspiración sin expectativa alguna, y por eso mismo, como dice él, “constituye para mí una fuente de inmensa confianza.



“Para pertenecer a Dios tengo que pertenecerme a mí mismo. He de estar solo, o al menos interiormente solo. Esto significa la renovación constante de una decisión. Yo no puedo pertenecer a otras personas. Nada de mí pertenece a nadie excepto a Dios. Soledad absoluta de la imaginación, la memoria, la voluntad. Mi amor hacia todo es ecuánime, neutral, limpio. Ningún exclusivismo. Sencillo y libre como el cielo porque yo amo a todos y cada uno y nadie me posee, me retiene o me ata. Para no ser recordado o incluso deseado, he de convertirme en una persona a la que no conoce nadie. Ellos pueden tener a Thomas Merton, que está muerto. Por lo que a mí se refiere mi nombre es ese cielo, esos postes de la valla y esos cedros. Ni siquiera meditaré sobre quien soy yo, ni diré que mi identidad no es asunto de nadie, porque eso implica una agresividad que está fuera de mí intención. No tiene ningún sentido.

Ahora toda mi vida es esto, mantenerme sin trabas. El viento posee los campos por donde yo paseo, y ni yo poseo nada ni nada me posee a mí, e incluso nadie se olvidará de mí porque nadie me descubrirá nunca.

Esto constituye para mí una fuente de inmensa confianza.”


Thomas Merton.

13 comentarios:

  1. precioso texto,con una reflexion muy profunda de la relacion que tenemos las personas creyentes con dios,me ha gustado mucho,muchas gracias por compartirlo .
    te dejo un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Bien... Mónica...a ese desapego no es fácil de
    llegar... y de mantener. de todas maneras, a veces he sentido esa soledad que como corriente subterránea vive en mí... y a menudo he sentido que mis padres verdaderos son... DIOS y LA DIVINA MADRE... y que en definitiva... todos los demás además de ser nuestros hermanos...son también como nuestros hijos... hacia los cuales nuestro SER interno AMA y pretende Cuidar y Beneficiar.

    Un Abrazo... y comunicarte que he abierto un nuevo blog, CIELO EN LA TIERRA caeluminterrae... para compartir las palabras y testimonios de mujers Santas, Místicas y Sabias...así como de hombres con esa misma búsqueda Interna del Alma hacia DIOS.

    Un Abrazo... y otro...

    Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de texto. Me han impresionado profundamente las palabras de este hombre y con tu permiso lo copio para leerlo más detenidamente pues es fuente de sabiduría. Resuena en lo profundo.
    Gracias!
    (Hermoso blog)

    ResponderEliminar
  4. Estimada Mónica, gracias por tu visita y tus palabras.
    Respecto de T. Merton, es un hombre sencillamente humilde en sus textos y de gran sabiduría.
    Hace ya unos cuantos años, Merton fué uno de los autores que leía y me acercaba a la reflexión simple y llena de dulzura.
    Hermoso tu blog, o sea , hermoso corazón.

    Te saludo con las manos juntas.

    OM. Shantí, Shantí, Shantí.

    ResponderEliminar
  5. Ayer me recordé mucho de ti estaba en la librería y compre un libro sobre el arte de la meditación de Matthieu Ricard…me gusta aprender y alimentar mi alma guardare esa reflexión para siempre leerla…para pertenecer a dios hay que saber que somos parte de el así como todo lo que nos rodea…el desapego es un ejercicio difícil … besos amiga mi cariño para ti

    ResponderEliminar
  6. Que hermoso compartir estas viviencias

    Anoto en mi libretita q. llevo siempre conmigo a Thomas Merton.con la idea de encontrármelo y saborear lo q. escribe
    Gracias Mónica por acercarnos a él y a tus sentidas palabras

    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Xiomara que agradable que me tengas presente. Matthieu Ricard es un monje budista tibetano muy interesante. Espero que su libro ilumine tu camino.
    Besos .
    Mónica.

    ResponderEliminar
  8. Arianna a veces me siento en falta contigo por no tener tiempo de visitarte tanto como tu lo haces. Espero me perdones. Qué bueno que lleves esa libretita, Thomas Merton es muy especial, yo diría que único en su forma de vivir el cristianismo. Te lo recomiendo mucho.
    Besos .
    Mónica.

    ResponderEliminar
  9. No sé si salió mi comentario, lo copié p.q. notaba duendecillos juguetones, te lo envio de nuevo

    Mónica amiga, no tengas ningún reparo en pasar o no por mi blog, con leerte me doy por satisfecha, es mucho lo q. aportas y seguro poco el tiempo del q. dispones, así q. sigue así con lo q. hagas, no fuerces, es una suerte para mí el haberte encontrado, no hay nada más, lo demás será o no será cuando corresponda

    un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  10. Gracias por este alimento para el alma!

    Amar sin posesividad, desde el desapego, extender el amor a toda la existencia diluyendo así cualquier territorio, cualquier forma del ego...

    Ahi estamos, aprendiendo a Amar, a dejarnos Ser.

    Un abrazo cálido!

    ResponderEliminar
  11. Hoy mismo estaba inmerso en una crisis de existencialismo, y vinieron a mí pensamientos similares que me aportaron mucha paz. Es curioso cómo al final del día me encuentro con un escrito tan fascinante y profundo. Como bien dices, el sentimiento es difícil de explicar.

    Copio el texto y tal vez algún día lo postee.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. qué bueno, q buscador tu espacio...y rico.
    me lo llevo para un post!
    gracias

    Mariní

    ResponderEliminar